BIODINÁMICA Craneosacral

ABMP[styled_title size=»2″]  ¿Cómo es una sesión? [/styled_title][one_half_last]
[/one_half_last]

Durante el tratamiento se experimenta un toque muy ligero de las manos del terapeuta que podrá percibir lo que está ocurriendo en tu cuerpo y así identificar y aliviar los dolores contenidos en él.

El terapeuta sigue las indicaciones del propio cuerpo. El organismo dirige su propio proceso de curación expresando lo que puede y lo que no puede hacer, qué se debe abordar primero y qué después.

La función del terapeuta es la de facilitar los medios: mediante el seguimiento de las indicaciones de los ritmos corporales, dando un soporte adecuado a la persona y apoyando el proceso terapéutico que el propio cuerpo emprende.

 

¿Quién puede beneficiarse de esta terapia?

La Terapia Craneosacral es tan suave y segura que es apropiada para personas de todas las edades, desde ancianos hasta niños y bebés.

A menudo es apropiada cuando otras terapias pueden ser inseguras, como durante el embarazo, después de una operacón, de un accidente o en otras condiciones de fragilidad.

Como una terapia que concierne a todo el cuerpo, puede ayudar a las personas con casi cualquier condición, incrementando la vitalidad y permitiendo que los procesos de autocuración del cuerpo sean utilizados.

El número de sesiones varia mucho de una persona a otra, dependiendo de la cronicidad de la dolencia y del nivel de salud que ya está presente.

Generalmente es necesario realizar una serie de sesiones de tratamiento para obtener todos los efectos beneficiosos que esta terapia puede ofrecer.

¿Qué se puede tratar?

La terapia tiene una gran variedad de aplicaciones clínicas ya que trata a la persona como una globalidad funcional, evidenciando que lo que parecen ser diferentes patologías, son esencialmente la consecuencia de un mismo desequilibrio. al que se le han superpuesto sucesivas capas que lo compensan y que e su vez acaban creando más síntomas.

Algunas de las indicaciones para un tratamiento Craneosacral:

–  en bebes – cólicos, irritabilidad,  problemas por      dificultades en el nacimiento, etc.

en niños – asma, hiperactividad, dislexia, dificultad de concentración, sinusitis, enuresis, etc.

en embarazadas – favorece la adaptación a los cambios que se producen en el embarazo reduciendo los síntomas desagradables y preparando el organismo para el parto.

en personas de edad – tiene un gran efecto sobre todas las funciones corporales, con un aumento general de la energía. Muchas enfermedades crónicas mejoran o se hacen más llevaderas sin necesidad de medicamentos.

en adultos – hay una larga lista de condiciones que pueden responder favorablemente a la terapia, por lo que nombraré solo algunas:
alergias, ansiedad, artritis, bronquitis, cansancio, ciática, depresión, diabetes, dolores articulares y de espalda, estrés, glaucoma, insomnio, migrañas, rinitis, molestias o desordenes de los sentidos, estados postraumatico o postoperatorio, problemas en la articulación de la mandíbula, etc.

Comments are closed.